Los anticoagulantes orales son medicamentos que hacen la sangre «más líquida» para prevenir trombos que puedan provocar ictus en pacientes que sufren fibrilación auricular u otras condiciones médicas. El medicamento más utilizado en nuestro país durante el siglo XX ha sido Sintrom (acenocumarol), aunque actualmente se utilizan otros anticoagulantes más modernos que tienen diferentes ventajas frente a lo previo. Son, por orden de lanzamiento: Pradaxa (dabigatrán), Xarelto (rivaroxabán), Eliquis (apixabán) y Lixiana (edoxabán).

 

Diferentes estudios avalan que estos ultimos anticoagulantes son al menos tan efectivos como Sintrom para prevenir el ictus, y más seguros (menos sangrados). A día de hoy se siguen realizando estudios para ampliar la evidencia científica respaldando estos tratamientos.

 

Durante los últimos meses hemos participado en el estudio EMIT-AF/VTE, que selecciona pacientes en tratamiento con Lixiana y registra los posibles eventos hemorrágicos que se puedan producir al someterse a distintos procedimientos diagnósticos o terapéuticos, por ejemplo: implante dental, colonoscopia, cateterismo cardiaco, biopsias u otras cirugías o procedimientos invasivos.

 

Nos alegra anunciar que a la conclusión del estudio, hemos sido el centro español que más procedimientos ha registrado, seguido por: Hospital Universitari Sagrat Cor, Clínica Universidad de Navarra, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Hospital Clínico Universitario de Santiago, Hospital Doce de Octubre.

 

Desde aquí queremos enviar nuestro más sincero agradecimiento a aquellos pacientes que desinteresadamente han contribuido a esta investigación, que sin duda será de utilidad para los pacientes del futuro.